miércoles, 1 de abril de 2015

Epitafio XVI

Libre de cuitas carnales, hallé por fin el reposo.
     ¡Ay, si pudieras ver cómo sonrío sin labios!

2 comentarios:

  1. Muy bueno Antonio, estos epitafios hay que editarlos en un libro. El XV y los demás que vas publicando en tu blog son geniales. No deben quedarse aquí.
    Eres un crack.


    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga: tú que me lees con buenos ojos. Gracias por la visita. Nos leemos.

      Eliminar