lunes, 16 de marzo de 2015

Epitafio XIV

DE UN YIHADISTA, DEGOLLADOR DE INOCENTES

Aunque ya he muerto, mi dedo aún hacia el cielo señala:
     sigue en lo alto Alá, yo en lo profundo me abraso.

2 comentarios:

  1. No me extraña, estos yihadistas son capaces de cualquier cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no creo que cambien, ni en el Infierno, que es donde merecen acabar.

      Eliminar