sábado, 7 de febrero de 2015

Esperanza

El sol siempre sale de noche.

6 comentarios:

  1. Quizas la única esperanza sea ver como se repite el ciclo de la naturaleza. Los gorriones vuelven a cantar y salen las flores de mayo, por lo demás, los actos humanos, desesperanza total.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ésa una idea muy griega si también se aplica lo cíclico a lo humano: todo está sometido —como decía Arquíloco— a un rhysmós, una cadena de alternancias que vuelve a traer la risa después de haber traído el llanto, y eso les era motivo de esperanza en los peores momentos. Pero los contemporáneos somos más pesimistas, es verdad. Por eso hasta podemos buscarle el reverso a la frase que propongo: «Todo sol se hunde en la noche.», pero no es cuestión de ahondar más en la pena, ¿verdad?

      Un saludo muy cordial, amigo Francesc.

      Eliminar
  2. Antonio, el sol de nuestra tierra. Si la luna sale de día, el sol debe salir de noche.
    Lo que me pregunto ¿cuándo salimos nosotros, a dónde, para qué? ¿somos naturales?.

    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, al parecer nos echaron del Paraíso cuando nos «salimos» de la naturaleza, pero ya no nos dejan volver, por más «naturales» que nos pongamos... Somos libres, y, al tiempo, desajustados.

      Gracias por la visita, como siempre.

      Eliminar
  3. Hay soles que nunca se ponen, siempre brillan sin máscaras. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es hermoso pensar eso, y esperanzador, claro está: nunca nos abandona la luz ni en la más espesa tiniebla. Pero he aquí que la tiniebla nos rodea: esperemos que amanezca algún día.

      Muchas gracias por aparecer, María José. Bienvenida. Un saludo muy cordial.

      Eliminar