jueves, 5 de febrero de 2015

Bergogliana

Si el pastor se muestra comprensivo con los lobos, ¿qué esperanza nos queda a las ovejas?

4 comentarios:

  1. Bueno, no te preocupes Antonio, siempre hay una oveja descarridada. A ver si es posible que ni el pastor ni el lobo la encuentre.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es el rebaño, amiga Lourdes, que acaba en degollina...

      Eliminar
  2. Gran reflexión, da que pensar la verdad...

    Me gusta tu Blog, te añadí a mi Blogroll, me gustaria que me incluyeras en el tuyo también. Opino sobre distintos temas de actualidad e históricos. Este es:

    deacuerdoqueno.blogspot.com

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con mucho gusto, Jesús. Visitaré tu blog, sin duda. Gracias por la visita. Nos leemos.

      Recibe un saludo muy cordial.

      Eliminar