lunes, 10 de noviembre de 2014

Tres poemas de Tomás R. Reyes

La piel mentida de los sueños rotos
se instala en el ramaje del deseo.
Esta noche gotean
las uvas del silencio estremecido
y rezuman los siglos su corteza mordida
de savias olvidadas.
El útero del sueño
ha parido otro verso innominado.

--------------------------------------------------

El beso impenetrable de la nada
acampa aquí a mi lado,
junto a las aguas quietas del instante
y su quietud certera
reservada a un silencio de desvíos.

Tus manos domestican las mareas
hechas piedra de siglos, acarician
el tacto de las olas, su delicado encaje
del color desvelado del hueso de los sueños.

Yo sobrevuelo tardes
con las alas de piedra de tus ojos.

--------------------------------------------------

En la noche secreta
tremolan los olvidos
como un lento rocío de desvelos.
¿Qué demencia titila en lo ignorado,
en los susurros huecos del abismo,
en tu mirada ávida de columnas perdidas,
en la música feble del tacto de tus párpados?

La llave de los tiempos
se guarda en el bolsillo de la sombra.
A espaldas de esta noche
—puerta desvencijada por los siglos—
el germen de mis versos se origina.
Es un gozne el olvido,
que se abre al esqueleto de la nada.

¿Qué conducto me lleva, me seduce,
al espejo ochavado de la mañana intacta?
¿Qué bisagra me habla?

Es un lío tremendo.



Tomás Ramírez Reyes, El huerto desechado,
Ediciones de la Ínsula de Sustolá (2010)

6 comentarios:

  1. Siempre oportuna, la palabra de TRR, su devoción por el lenguaje, su cerebro en permanente erupción. Gracias por traerlo.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudo de todo eso, querido Amando, aunque a veces se lía él solito. En estos poemas sí que logra un acertado equilibrio entre lo que quiere decir y lo que realmente dice. Y es que no es oro todo lo que lo parece.

      Gracias por la visita. Conste que sigo siendo un habitual de tu blog aunque hace tiempo que no dejo comentarios. Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Coño! ¡Ramírez! Por fin lo encontré. La etiqueta de "apócrifos" y el nombre de la editorial no me casaban con la supuesta autoría de los poemas. He tardado en encontrar la clave. Muy, muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fernando, creo que los poemas de TRR están bien escogidos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Deshecho el lío, Antonio, gracias a Fernando. ¿Sabes el impagable poema que hay ahí dentro?

    La piel mentida de los sueños rotos.
    El beso impenetrable de la nada
    en la noche secreta.

    Abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, TRR va mejorando. Lo de la noche secreta es de Borges (creo), pero se le perdona que no sea original suyo.

      Un abrazo, amigo.

      Eliminar