miércoles, 8 de octubre de 2014

Todo es mentira

A ver, que esto es más antiguo que la tos: si todo es mentira, también es mentira que todo es mentira, y mentira que sea mentira el que todo sea mentira, y así hasta el infinito. Dicho de otro modo, es una frase autocontradictoria y que se autodestruye. A veces conviene también leer a Aristóteles (Metafísica IV, 8, 1012b, por ejemplo) y no sólo a Platón (que, por supuesto, tampoco dijo nunca semejante memez) para no decir chorradas y además repetirlas continuamente.

3 comentarios:

  1. El olor del rastro que deja la mentira me ha obligado a visitar un blog que hace siglos no frecuento. ¡Por tu culpa he caído! (no, que es mentira, o no, o sí...)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el poderoso influjo de la paradoja y la antilogía plagadas de hormigas y deposiciones de culipardo. ¡To se pega menos lo bonito!

      Un abrazo lógico.

      Eliminar