lunes, 21 de abril de 2014

Demasiado traqueteo

DE UNOS ANCIANOS QUE EN UN ASILO BAILABAN CON DESENFRENO UNA RUMBA EXCESIVA PARA SU EDAD

¿Quiénes son esos ancianos
que se ha de tragar la tierra
de aquí a nada? ¿A qué se emperra
la estirpe de los humanos
en estos bailes malsanos
a los ochenta? Ese tren
sin frenos (rudo vaivén)
marcha, después de esta rumba,
derechito a la ultratumba.
Requiescant in pace. Amén.

6 comentarios:

  1. El tren sin frenos circula a destiempo, sin embargo, con más o menos rumbas, tarde o temprano, siempre llegamos al andén fatal.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, amigo Francesc, pero (aparte de la broma) también se trata de llegar en no demasiado lamentables condiciones: caderas cascadas, esguinces de tobillo, etc. Aunque la verdad es que bailar es un ejercicio muy sano, lo que pasa es que hay escenas que causan sensación.

      Un saludo también.

      Eliminar
  2. Sé de personas mayores que se han atrevido a caminar los 101 km. Es cierto que la edad pasa factura, pero hay mentes que no entienden de edades y viven de manera jovial sin engañarses a si mismos. Aceptan su edad y sus retos no los dejan a un lado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy bien, pero éstos que menciono no estaban tan rozagantes... Hay que conocerse a uno mismo, y obrar en consecuencia. De todos modos, el poema hace coña de una situación muy concreta, y no tiene más trascendencia, no es una declaración de intenciones para que los jubilados se enclaustren en un asilo y se mueran de pena, obviamente.

      Saludos muy cordiales.

      Eliminar
  3. que puedo decirte que escribes diferente y me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, señora, bienvenida. Reciba un cordial saludo.

      Eliminar