lunes, 17 de febrero de 2014

Soneto de trece —con estrambote

AL MIEDO DE REALIZAR GRANDES Y JUSTAS
ACCIONES, POR PARTE DE LOS ESPAÑOLES,
EJEMPLIFICADO EN EL REPROCHE A ÍCARO,
EN ESTA HORA DESASTROSA PARA LA NACIÓN

Ícaro desplumado que fomentas
     el vuelo gallináceo rastrero,
     espantajo de todos el primero
     que asustando previenes: «Si lo intentas,
como yo caerás.» De las tormentas
     jamás salió con bien un marinero,
     ni por tierra cayó tirano fiero,
     si todo siempre fue tal lo presentas.
Tocar el Sol de la Justicia anhelan
     Dédalos españoles de corral,
     tan ralos de plumaje, que ni vuelan.
Alcen que amargo amaga ya el final
     su voz, si no su vuelo, frente al mal:
servidumbre animal
     sacúdase el honrado ciudadano.
     ¡Ya basta de estar mano sobre mano!

4 comentarios:

  1. ¡Bien! Estás en racha. De aquí a nada terminas el "Te debo una". Y en cuanto al este caso particular, opino que es una composición sobresaliente por su pluma (en las acepciones 1 y 9 del D.R.A.E., nunca en la 17 por supuesto: el carácter mercurial es indudable, como ya dije una vez).

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, don Fernando, Vd. que me insiste en leerme con buenos ojos. Sin duda, me cuento entre los desplumados, tanto a posteriori (acepción 9) como a priori (acepción 19): para la primera hay arreglo; para la segunda no pienso tenerlo.

      Abrazos

      Eliminar
    2. Saludos, Antonio, este soneto con estrambote, logrado también, mis más afectuosos saludos.

      Eliminar
    3. Gracias, amigo Marcos, por la visita y por el comentario. Un abrazo.

      Eliminar