jueves, 21 de noviembre de 2013

Epitafio V

EPITAFIO DE UN SINDICALISTA DEL RÉGIMEN

Se me clavó un langostino
que sin pelar me comí
(con tal ansia lo engullí)
y me horadó el intestino.
Por eso me encuentro aquí.

2 comentarios:

  1. Je, je, je, no caería esa breva, o decápodo, mejor dicho.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bien difícil, Fernando, por mera cuestión de enormes tragaderas... Pero el bípedo implume (por seguir a Platón, y con la zoología) puede encontrar su final donde menos se espera.

      Un abrazo.

      Eliminar