jueves, 7 de noviembre de 2013

Cierra

Cuando un libro deja de hablarnos, conviene dejarlo; lo contrario es empeñarnos en leer letra muerta: en otra ocasión retomaremos el diálogo. Porque los libros nos llaman. Es el libro el que encuentra al lector.

2 comentarios:

  1. El libro será el que encuentra al lector, pero ocurre que el lector cada vez está más escondido o es inexistente. El otro día que eche a reír cuando oí que un miembro del Instituto Cervantes decía que el idioma español tiene 500 millones de lectores, ja, ja, ja, será, en el mejor de los casos, 500 millones de individuos que hablan y muchos de ellos lo hacen mal.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, amigo Francesc, necesitamos legiones de lectores, de otro modo la creación cae en el silencio o en una endogamia entre escritores, porque acaben siendo ellos los únicos que lean. En cuanto a lo de los 500 millones de lectores, ni siquiera añadiendo «potenciales» deja de ser de un optimismo desbocado.

      Un saludo muy cordial.

      Eliminar