miércoles, 30 de octubre de 2013

Abgrund

Leí hace unos días estos versos que son parte de un poema de Christoph Meckel:

          Der Satz heißt:
          Im Abgrund findet sich wieder
          Was in der Höhe verlorenging.

Cuaderno ático», nº 2, página 26.)
Podemos traducirlos así:

          Reza el dicho:
          En el abismo se reencuentra
          lo que en la altura se perdió.

Ciertamente muchas cosas han bajado perdidas desde esa altura, pero el abismo (á-byssos, ab-Grund, sinfondo) no proporciona base ni fundamento, no ofrece un suelo firme sobre el que recaiga la caída. Bien es cierto que hay encuentros, insólitos o anodinos, benignos o terribles, y felices hallazgos. Pero ni el que encuentra ni lo encontrado se encuentran en ningún lugar; su habitación son el vacío y el vértigo: todo es gravísimo y bracea y patalea y gesticula y vocea en el vacío sin referencias, o bien permanece quieto, como si no cayera. Pero todo cae, sin embargo, y lo máximamente grave parece máximamente inmóvil. Ya no existen encuentros en una tierra firme. Ya no existe tierra, no existe sustento. Ya no hay hogar. Ese terrible ya marca el inicio irrevocable de la era del nihilismo.

2 comentarios:

  1. En ese irrevocable camino, hay una fonda que podríamos llamar "aún". Pararé a echar un vinito.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hecho de que podamos echar la vista atrás todavía nos concede margen para ese «aún». Es muy buena idea, Amando. Tómatelo a mi salud.

      Un abrazo.

      Eliminar