viernes, 17 de mayo de 2013

Variación

Cuando despertó de la pesadilla, la realidad aún seguía allí.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, Fernando, aunque creo que el brevísimo pero inolvidable relato original iba por ahí...

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Y la realidad es que apenas hemos evolucionado: un primitivo cerebro reptil recubierto (o burdamente celado) por alguna capita nueva, apenas un ligero barniz. A esta velocidad... En efecto, seguiremos siendo dinosaurios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le falta razón, señora, pero eso no agota la definición de la esencia humana, que también es un ser descendido, y, por tanto, digno de más altas dignidades.

      Un saludo muy cordial, y bienvenida al blog.

      Eliminar