lunes, 20 de mayo de 2013

Una máxima de vida de Ahmed Hatif

«El día que naciste, todos sonreían y sólo tú llorabas. Vive de tal modo que, el día que mueras, todos lloren y sólo tú sonrías.»
 
 
Versión de la traducción de un dístico del poeta persa del siglo XIX Ahmed Hatif, hecha por Rafael Cansinos-Asséns en la «Introducción» a la Antología de poetas persas, Ediciones Lípari, 1991, pág. 47.

6 comentarios:

  1. Es muy posible que así suceda. Ellos llorarán porque se darán cuenta de que siempre han estado muertos, y yo sonreiré porque ya no me quedarán lágrimas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuadro desconsolador, Amando! Prefiero verlo como el autor del dístico: ese anciano de vida intachable, amado de los suyos, y cuya labor satisfecha se ha visto cumplida por entero me parece perfectamente envidiable.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pues no me ha defraudado en absoluto la esperada máxima. Incluso me gusta más que mi nanorrelato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bueno, Fernando, cada cosa en su estilo! No midamos litros con centímetros... :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Bonita máxima y, además, nunca está de más recordar al políglota Cansinos-Asséns y volver a "La novela de un literato".

    Un saludo desde Berlín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, y aquí le rendiremos homenaje cada vez que se presente la ocasión.

      Imagino que a la orilla del Spree no hará el calor que aquí: en la del Guadalquivir llevamos unos días pasando de los 40º. Un saludo muy cordial.

      Eliminar