sábado, 18 de mayo de 2013

España o el síndrome de Casandra

A Príamo Casandra profetiza
el castigo del Cielo,
su verdad despreciada
en funesta ceniza
es Troya convertida,
ella en el templo con furor violada,
el rey en el altar ejecutado,
que no hay inmunidad para el pecado;
al griego capitán de los engaños
de su mujer advierte,
y, cuando persuadirle solicita
con fines igualmente desastrados,
Clitemnestra y Egisto les dan muerte:
¿de qué aprovecha prevenir los daños
si nadie los evita,
y los que quieren castigar los hados,
por permisión divina,
ellos mismos conspiran en su ruina?


Bernardino de Rebolledo, Selva militar y política,
en Obras completas, tomo II, Madrid, 1778, págs. 375-376

No hay comentarios:

Publicar un comentario