miércoles, 10 de abril de 2013

Ni huella

Demasiado a menudo, después de leer la crítica de un libro de poesía, me viene de pronto a la mente el final del famoso estrambote cervantino: Fuese y no hubo nada.

4 comentarios:

  1. Mi amigo médico -inteligencia descreída- dice que muchas veces es mejor no leer los prospectos de los medicamentos.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco suelo hacerlo, aunque no soy aprensivo. y es sabio consejo. En cuanto a las críticas, dudo que nadie se resista a leerlas, por más que sea desaconsejable.

      Salud

      Eliminar
  2. Lo malo es cuando ocurre lo mismo tras leer el propio poemario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también sería un raro caso de autocrítica, porque el gremio de los poetas (los artistas en general) propende a la autocomplacencia, cuando no al narcisismo.

      Un abrazo.

      Eliminar