sábado, 30 de marzo de 2013

Paráfrasis del Salmo 23

Dominus me pascit: nihil mihi deerit.
In pascuis herbarum adclinavit me; super aquas reflectionis
       enutrivit me.
Animam meam refecit. Duxit me per semitas iustitiae propter
       nomem suum.
Sed et si ambulavero in valle mortis non timebo malum quoniam tu
       mecum es; virga tua et baculus tuus ipsa consolabuntur me.
Pones coram me mensam ex adverso hostium meorum; inpinguasti
       oleo caput meum; calix meus inebrians.
Sed et benignitas et misericordia subsequetur me omnibus diebus
       meae et habitabo in domo Domini in longitudine dierum.

Ps. XXIII


El Señor me apacienta,
¿qué me habrá de faltar? Él me sustenta
con aguas de remanso
y sobre herbosos pastos da descanso.
Puso a mi alma fuerte.
Por sendas de justicia me conduce
por amor a su nombre.
Aunque la sombra cruce
del valle de la muerte,
no habrá mal que me espante ni me asombre,
pues Tú estás a mi lado
y me alientan tu báculo y cayado.
A vista de enemigo
una mesa repleta me serviste;
mi testa con tus óleos ungiste;
mi copa de tu vino está embriagada.
Cierto que, de por vida,
misericordia y bien irán conmigo,
y en tu santa morada
me darás acogida
y largos días viviré Contigo.

Sal. 23

6 comentarios:

  1. A veces viene bien acogerse a la esperanza, si alguien te la recuerda en su plenitud utópica.

    Gracias por hacerlo, Antonio.

    Namasté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por recibirla. Mucho ánimo. Dios te bendiga.

      Eliminar
  2. ¿No has pensado en comentar otros textos?
    Van a ser mucho más entretenidos y literarios que otras paráfrasis que he escuchado en boca de los que (dicen) saben.
    Un fuerte abrazo amigo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy abierto a sugerencias.

      Gracias y un abrazo también.

      Eliminar
  3. Muy bella versión. Me recuerda a fray Luis.Estos poemas tienen la ventaja de que uno los disfruta y, de paso, reza.

    ResponderEliminar