jueves, 21 de marzo de 2013

Floresta

Primavera: millones de flores y poemas florecidos para nadie.

2 comentarios:

  1. Y a fin de cuentas, ¿qué importa el destinatario? La flor silvestre, oculta a la vera de una trocha, no es menos flor por eso. Quizá la poesía sea más pura, más poesía, cuando no se dirige a nadie. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te falta razón, Amando. Y lo importante de la obra es su cumplimiento: en él es donde se encuentra el verdadero premio. Esto suena a autoconsuelo, y en parte lo es, pero también es la verdad.

      Un abrazo.

      Eliminar