martes, 19 de marzo de 2013

Envoltorio

El dandi es un ser trágico (tragicómico a veces, ridículo a menudo, pero en el fondo siempre trágico) que consagra su vida a una vocación con autodisciplina más que monástica. Es un asceta del sinsentido. La elegancia llamativa o chocante y el asombro o la comidilla sociales son su último asidero, el último intento desesperado de sobrevivir a la aniquilación, el vistoso envoltorio que él llama «belleza» y que es lo último que lo separa y defiende de la nada absoluta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario