martes, 12 de febrero de 2013

El camino

El discípulo progresa, el maestro regresa.

4 comentarios:

  1. Y si el maestro consiente, el discípulo egresa.
    Pues eso. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es buen discípulo, no debe ser demasiado egresor... Quede claro que hablo del auténtico magisterio, que no excluye pero no depende de títulos, obviamente para nada de la enseñanza logsera; para ella se me ocurren otros juegos de palabras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hay alumnos que no progresan y hay maestros que no se interesan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, María Luisa, pero ni son auténticos maestros ni auténticos alumnos.

      De todos modos, lo que más me importaba es señalar ese aspecto de haber-estado-ya-ahí de todo magisterio, como condición formal del mismo. El maestro vuelve al lugar del camino por el que ya pasó para conducir al discípulo.

      Ni que decir tiene que esto es una cosa y las titulaciones de magisterio, por un lado, y el alumnado de primaria o E.S.O. son otra muy distinta...

      Bienvenida. Un saludo muy cordial

      Eliminar