sábado, 19 de enero de 2013

Tópico

De todas las versiones o variaciones, totales o parciales, que conozco del celebérrimo tópico contenido en el epodo II de Horacio, es la de este soneto de Quevedo (infalible como siempre) la mejor de todas:
 
 
A UN AMIGO QUE RETIRADO DE LA
           CORTE PASÓ SU EDAD
 
Dichoso tú, que, alegre en tu cabaña,
     mozo y viejo aspiraste la aura pura,
     y te sirven de cuna y sepoltura
     de paja el techo, el suelo de espadaña.
En esa soledad, que, libre, baña
     callado sol con lumbre más segura,
     la vida al día más espacio dura,
     y la hora sin voz te desengaña.
No cuentas por los cónsules los años;
     hacen tu calendario tus cosechas;
     pisas todo tu mundo sin engaños.
De todo lo que ignoras te aprovechas;
     ni anhelas premios ni padeces daños,
     y te dilatas cuanto más te estrechas.

4 comentarios:

  1. No sé si infalible (me suena a doctrina papal) pero sí insuperable, el tipo ése de los quevedos. Su soneto, como todos, quita las ganas de escribir después de éso, ya está todo dicho. Y del topicazo ése, pues que es el más conocido y el menos creído.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No iba por ahí, Amando, pero no es mala idea decir que «ese de los quevedos» (otra muy lograda petición de principio) es al estilo lo que el Papa es para los católicos... Lo de infalible es que donde pone el ojo (a través de quevedos o no) pone la palabra de modo que nadie atina más que él.

      En cuanto al tópico, estoy de acuerdo contigo. El primero que no se lo creía en el fondo era el propio Alfio, en boca de quien Horacio pone el epodo. Pero es hermoso y muchas veces es un referente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Antonio, me ha recordado el soneto de Quevedo a "Odio la máscara y vicio" de José Martí. Aunque no tenga nada que ver con el tópico a que te refieres, ni un poema con el otro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambos abogan por retirarse del famoso «mundanal ruido», por tanto, tienen que ver; pero el de Quevedo viene directamente de Horacio y es continuación del lugar común; el otro, no tanto. No recordaba el poema de Martí. Gracias por la visita.

      Eliminar