sábado, 26 de enero de 2013

A un poeta insufrible devenido haikúgrafo

¿Ahora haikus?
¡Qué bien!: tus tonterías
se acaban antes.

7 comentarios:

  1. No lo creas/ el poeta insufrible/ hará docenas

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Mmmmm, delicioso, riquísimo. Muy bueno. Tienes una bitácora estupenda. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho lo que dices, Alejandro. Por mi parte, te puedo decir que tu blog y tus poemas han sido para mí un gratísimo hallazgo. Por cierto que el género del haiku lo cultivas muy bien.

      Muchas gracias por tu visita. Un saludo muy cordial.

      Eliminar
  3. Últimamente tengo el placer de navegar en novelas, lo breve aunque sea muy bueno y se diga todo en tres palabras, me deja mal sabor de boca. Exceptuando claro, cuando pruebo una cucharada de miel.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya decía Juan Ramón que un poema no es ni largo ni corto, dando a entender que cada poema tiene su longitud propia de acuerdo con su naturaleza; creo que esto se aplica a todos los géneros: un soneto puede hacerse insufrible y una novela de cientos de páginas puede leerse sin sentir. A mí no me gusta especialmente la novela, pero el mejor libro del mundo, el Quijote, es una novela, y algunas me han marcado especialmente; lo que detesto es el aguachirle que algunos sirven para entrar en los estándares de número de páginas.

      Un saludo y que siga la racha novelística.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar